Navigation Menu+

Entre Elegancia y Magia.

Posted on Dec 18, 2018 in Entre mi cabeza., My Looks, My Thoughts

Entre_ByT_Firma

Mi abuelita no tenía una, ni dos, ni diez virtudes; ella tenía un millón. Literal si me pusiera a describir cada una de las cosas que admiro de mi abue terminaría este post en el 2020 y si me apuran en el 2022.

Entre ese millón de cualidades, una que siempre me encantó fue su elegancia. Era súper bonito verla salir de su cuarto y caminar ese pasillito lista para lo que fuera. Se los juro que siempre estaba perfectamente bien vestida para cualquier ocasión, ya fuera salir a comer, a misa, a sus clases de historia del arte o alguna una cita con el doctor. Creo que nunca la vi en pants, si eras lo suficientemente afortunado para verla antes de dormir o recién despertada te podías dar cuenta que hasta sus pijamas y batas se le veían elegantes!

La veías y no pensabas en añadirle o quitarle algo a su outfit, solamente la admirabas. Desde que tengo uso de razón casi siempre me acuerdo de ella vestida con trajes sastres perfectos, a veces con el pantalón-falda y saco del mismo color y otras tantas con pantalón y saco distinto pero siempre combinada.

En ocasiones especiales como Navidad o Año nuevo se ponía sus sacos más elegantes y alguna pieza de joyería que la hacía ver en el punto perfecto. En las bodas llevaba unos chales o pelos súper abrigadores que la hacían ver como una reina. En Acapulco siempre usaba unos tesoros consistentes en vestidos artesanales de muchos Estados de México, sobre todo de Oaxaca y Guerrero. La verdad no podría escoger solamente uno, todos me hacen babear. (Si le pican aquí van a ir a uno de mis primeros posts con esos vestidos mágicos)

A pesar de que siempre la conocí con una forma de vestir muy clásica, el día que sacaron algunas prendas de su closet vimos unos vestidos de colores y unos sacos medio locochones en los que nunca me la hubiera imaginado. Entre estas prendas encontramos la joya de vestido que ven en las fotos: un vestido tres cuartos con unas hombreras y mangas espectaculares.

No saben lo que significa para mí haber podido usar su vestido este fin de semana en la boda de mi tío. Tengo que confesar que me sentía la persona mejor vestida en todo el evento por el simple hecho de haber usado algo que le pertenecía a mi abuela. En realidad ninguno de mis familiares recuerda haberla visto con ese vestido, por lo que imagino que debe de ser muy antiguo, yo le calculo unos 40 años de edad.

Una de las cosas de la moda que me vuelve loca es el hecho de que una prenda pueda contar una historia sin hablar. El chiste es dejar volar la imaginación para pensar desde la persona que la concibió en su cabeza, la dibujó, la cortó, la cosió, etc. En este caso particular, para mí es mágico imaginar el momento de su vida en que mi abue decidió comprar el vestido, me la imagino probándoselo en el fitting room y viéndose en el espejo, primero de frente y luego de lado…

Entre el 2018 y Agradecimientos.
Entre New y York.
Share
468 ad