Navigation Menu+

Entre el 2018 y Agradecimientos.

Posted on Jan 2, 2019 in Entre mi cabeza., My Looks, My Thoughts

Entre_ByT_Firma

 

Primer post del 2019…

Me gusta reflexionar que a pesar de que la numeración del calendario es un concepto inventado por nosotros los humanos, podría jurar que sí existe algo de magia en esa última noche del año. También considero que es importante la creencia de que cada 365 días (o 366 si es bisiesto) nos vamos a topar una pared blanca para un fresh start. De cierto modo parecería que sí dejamos atrás todo lo malo y recargamos pilas para recibir cosas buenas.

Mis propósitos de cada año han ido evolucionando del típico “hacerle caso a mis papás” o “comer verduras” de chiquita a cosas más simples, pero a su vez profundas, como agradecer diariamente el simple hecho de estar viva y sana. Este año algunos de mis propósitos consisten en leer un libro al mes, meditar por lo menos 5 días a la semana, verme en el espejo diario y dar gracias por mi salud, pasar tiempo de calidad con mis personas cercanas, conocer Oaxaca, hacer Diseñarte Potosino para más personas, conocer mínimo dos asociaciones al mes, bailar una canción sola todos los días, entre otros.

Hace unos 4 o 5 meses me encontré con un post de Alessandra Rojo de la Vega (un mujeron que admiro y sigo desde hace mucho tiempo) en donde invitaba a sus seguidores a agradecer una cosa diaria durante un mes con el hashtag #graciasvida. Los primeros días no lo pensé mucho porque agradecí lo más palpable en mi corazón como lo son las relaciones (mi mamá, mi papá, mi hermano, mi pareja, mis amigos, etc.).

Conforme iban pasando los días y por más absurdo que se escuche, inconscientemente me empecé a hacer consciente de todas las cosas que disfruto diariamente sin darme cuenta porque doy por hecho que deberían de ser así. Desde poder abrir el refri de mi casa y escoger que QUIERO comer y no que hay de comer hasta poder sentir las gotas de agua en mi cuerpo cuando me baño.

Una de las cosas que amo agradecer y apapachar son mis piernas y mi espalda después de hacer ejercicio. Les doy las gracias por ser tan fuertes y por esforzarse al máximo para que yo pueda hacer mis sesiones de ejercicio. He aprendido a amar todas las partes de mi cuerpo que me integran.

Este ejercicio de agradecer diariamente algo me ha hecho sentirme mejor que nunca porque he aprendido a disfrutar y a valorar más cada instante. El cambio que he visto ha sido tan grande que poco a poco he olvidado casi del todo el terror de mis inseguridades corporales de verme gorda todo el tiempo.

Otra cosa fantástica de estos agradecimientos diarios es que las cosas que antes veía como el peor problema del mundo se minimizan, ya que inconscientemente mi mente hace una balanza de todo lo que tengo contra mi problema y mi preocupación suele hacerse más chiquita.

Por eso, este año me gustaría invitarte a que te sumes a esta corriente de agradecer y hacerte consciente de todas las maravillas que tenemos al alcance de la mano. Hay que aprender a VIVIR y no solamente a sobrevivir.

Feliz año.

Xx

Entre Tampones y TSS.
Entre Elegancia y Magia.
Share
468 ad